Los Martes Miento

Aviso parroquial: La misa del domingo a las 20:00 se reprograma para el martes

Dios

Prólogo

Las casas levantan paredones altos y ponen rejas en las ventanas. Se construyen cada vez más countrys privados. Más barrios de cristal, donde sólo haya casas lindas y autos lindos y gente linda. Más burbujas donde jugar a que no existo. Más paredes destinadas a esconderme. A volverme invisible.

Vivir es fácil con los ojos cerrados, cantó alguien una vez.

Hace unas semanas vi al pasar una publicación tuya en el face y me recordé a mi mismo leerla cuando tenga «tiempo». Bueno ahora que lo tengo por que rendí mi último parcial de la carrera, la he reído. Tu resúmen me pareció genial, por que depuraste el rencor original. Y de alguna forma le diste «altura».

Rescaté ese párrafo de arriba, por que los muros de los que hablan me sonaron muy parecidos a los muros de los que habla otro personaje que todos sabemos quién es. Creo que para los que tenemos nuestras dudas sobre el capitalismo es momento de por lo menos, escribir.

Pero he aquí el problema, por lo menos para mi. Por que necesito una dosis de militancia, o un golpe de izquierda, después de que mi ensayo más duro haya sido rebotado de cuajo en un concurso de ensayos de economía y después que mi blog «fracasara». Fué un derechazo que me dejó mirando para ese lado y hace meses que no escribo.

Te invito a leer mi blog, se que el principio es un buen comienzo. No está acualizado, no está del todo bien escrito, pero alguna vez me representó. Y alguna vez le dedique horas, en vano, para tratar que allí se genere algún debate.

Cuentos

2 respuestas a «Los Martes Miento»

Responder a German Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *